¿Son los nativos digitales una especie de otro planeta?